El miércoles 28 de septiembre el restaurante Mar del Zur, del chef Eduardo Palazuelos, ofreció una cena maridaje en la cual pudimos disfrutar sus platillos más emblemáticos junto con vinos de las bodegas Don Leo y Linde, de Parras, Coahuila.

Los vinos que producen las bodegas Don Leo y Linde -llamadas así en honor a los abuelos del director- son vinos de altura ya que el viñedo se encuentra a 2100 metros sobre el nivel del mar, lo cual permite que las uvas sean de una calidad óptima.

dsc_0652

De entrada, degustamos un tiradito de marlín ahumado con vinagreta de frambuesa, acompañado de una tostada de wontón, el cual maridamos con un vino blanco Don Leo Sauvignon Blanc. La sommeliere explicó que este vino tiene 13.6 grados de alcohol, muy elevado para un vino blanco. El maridaje fue muy adecuado, es decir, el sabor del platillo no dominaba sobre el vino ni al revés.

A continuación, sirvieron un langostino Palau Palau, salteado en una ligera mantequilla con jengibre y mojo de ajo. Para este plato, la sommeliere seleccionó un vino tinto Linde Shiraz con 20 meses en barrica de roble francés y americano. El vino tiene un toque especiado que armonizó a la perfección con el langostino. Este maridaje fue nuestro preferido.

Después vino la especialidad de la casa, el pescado a la talla, acompañado con un chile ancho relleno de frijol con queso y crema de rancho y un poco de arroz blanco. El vino que acompañó este platillo fue un Linde Cabernet Sauvignon. ¡Una delicia! El vino tinto que eligió la sommeliere fue el adecuado, pues era robusto y con mucho cuerpo e iba acorde con el adobo del pescado.

El cuarto tiempo fue un filete mignon en salsa de tres chiles maridado con un Cabernet Merlot con 20 meses en barrica de roble francés y americano. Este platillo fue una revelación, la salsa de tres chiles estaba exquisita.

Para cerrar con broche de oro, llegó el postre; una tarta tibia de manzana verde con helado de canela y polvo de pistache. Definitivamente fue una noche excepcional; el vino, la comida, la grata compañía, todo fue perfecto. Por último, solo queda agradecer al equipo de Mar del Zur por todas sus atenciones y por la velada. Si tienen oportunidad, no dejen de visitar este hermoso lugar en el corazón de Polanco.

Fuente: http://www.leblogdechloe.com/blog/2016/10/3/cena-maridaje-en-mar-del-zur-con-bodegas-don-leo-y-linde