Los tacos y el mole, entre otras preparaciones tradicionales de México, deleitaron a los visitantes de la novena edición de la feria peruana de gastronomía Mistura, la mayor de su tipo en Latinoamérica, al demostrar que en la cocina mexicana hay mucho por saborear más allá del picante.

Dentro de un pabellón que simula la pirámide Kukulkán de Chichén Itzá, un grupo de cocineros mexicanos dirige tres puestos de comida donde se agolpan numerosos peruanos curiosos de probar propuestas diferentes a los ya tradicionales ceviches, anticuchos y cerdos asados, estrellas indiscutibles en cada edición de Mistura. La responsabilidad no es menor, pues este es el primer año que en Mistura se venden platos de países extranjeros y nunca antes un país foráneo había tenido un espacio tan grande para promocionar su propia gastronomía como México, principal invitado en esta edición del certamen.

Desde el Estado de Guerrero estuvo presente la experta cocinera Susana Palazuelos y su hijo Eduardo Palazuelos, quienes ofrecen a los visitantes el pozole, una sopa hecha a base de maíz y carne de cerdo. Entre bocado y bocado, los peruanos que aguardan largas colas para hacerse con un plato de la pirámide mexicana saborean así las esencias gastronómicas de una tradición culinaria tan milenaria y antigua como la de Perú.

Fuente:  http://www.elcomercio.com/sabores/mexico-tacos-mole-gastronomia-mistura.html